Drenaje linfático: depuración y renovación

Drenaje linfático: depuración y renovación
Constanza Arbores
Constanza Arbores
Redactora de contenidos web y community manager. Se especializa en la redacción de contenidos para medios digitales sobre cirugía estética y tratamientos de belleza.
Creación: 10 mar 2015 · Actualización: 10 mar 2015

En 1932, el médico danés Emil Vodder, junto con su esposa, desarrollaron esta técnica con el objetivo de depurar el organismo. El sistema linfático, sobre el que se basa este tipo de drenaje –de ahí su nombre–, es una pieza fundamental en el ser humano, que funciona como complemento del sistema circulatorio y del sistema inmunológico, y que se encarga de drenar el plasma sobrante tras los diferentes procesos celulares. Asimismo, actúa como filtro para eliminar cierto tipo de residuos que pueden resultar perjudiciales para el organismo.

A diferencia del sistema circulatorio, el linfático no cuenta con una potente bomba como el corazón, que le permita mover por el cuerpo la linfa, por lo que, en ocasiones, una ayuda externa, como el drenaje linfático, es un refuerzo muy importante.

Tipos de drenaje linfático

El drenaje linfático manual consiste en un tipo de masaje particular realizado por una persona entrenada y con experiencia en el trabajo con los grupos musculares y sobre todo con el sistema linfático. El especialista realiza una serie de maniobras lentas e indoloras que activan el funcionamiento de la linfa.

Otro tipo de drenaje linfático es el mecánico, que se realiza a través de la ayuda de determinadas máquinas especialmente diseñadas para conseguir este efecto. Estos aparatos realizan una serie de presiones en puntos específicos del cuerpo para conseguir reactivar el flujo de la linfa a través de los vasos.

Beneficios del drenaje linfático

El drenaje linfático tiene como principal objetivo contribuir a que el organismo pueda protegerse mejor y a que elimine de una manera más efectiva los desechos que origina de forma natural. Los movimientos que se producen durante el tratamiento tienen también un efecto sedante, por lo que es ideal para las personas que sufren estrés o ansiedad e, incluso, para aquellas que atraviesan procesos agudos de dolor. Precisamente ese trabajo que se realiza en todo el cuerpo hace que se produzca una relajación muscular, lo que consigue un reequilibrio de toda la masa muscular y un aumento de la movilidad intestinal.

Uno de los objetivos principales para los que se usa el drenaje linfático es para el tratamiento de la celulitis y los depósitos grasos, aunque también se utiliza para combatir la pesadez e hinchazón de piernas. Asimismo, se indica para el tratamiento de las arrugas faciales y como terapia antiestrés.

El tratamiento

La duración ideal de cada sesión de drenaje linfático también varía en función de cada paciente. Una sesión de drenaje linfático mecánico dura unos 30 minutos, pero lo mejor es combinarlo con un masaje manual hasta completar la hora de tratamiento. Es posible, incluso, que haya sesiones que se alarguen hasta dos horas cuando se realiza un tratamiento pormenorizado y manual de todo el sistema linfático.

Conseguí tu presupuesto con un solo clic
¡Te informamos totalmente gratis!

La información que aparece en Esteticas.com.ar en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y su médico. Esteticas.com.ar no hace apología de un tratamiento médico específico, de un producto comercial o de un servicio.

1 comentario

AnitaFernandez

·

· 19 mar 2015

Hola , queria saber los costos para el 25 congreso de medicina estética