Cómo elegir la técnica adecuada para una otoplastia

Cómo elegir la técnica adecuada para una otoplastia
Constanza Arbores
Constanza Arbores
Redactora de contenidos web y community manager. Se especializa en la redacción de contenidos para medios digitales sobre cirugía estética y tratamientos de belleza.
Creación: 24 mar 2015 · Actualización: 16 jul 2019

Como pasa muchas veces en el campo de la cirugía estética, hay decenas de métodos y técnicas publicados para cada procedimiento. La mayoría son ligeras variaciones de métodos anteriores y algunas técnicas tienen incluso nombres registrados (por motivos comerciales y publicitarios).

En realidad muchos métodos se parecen entre sí y podemos agruparlos para hacer un resumen comprensible de los mismos:

  • Técnicas percutáneas (sin incisiones): Son los llamados "métodos del hilo" u otoplastias sin cicatrices. La principal ventaja de estas técnicas es que el postoperatorio es mucho más cómodo y requieren menos tiempo. Son técnicas de resultados algo más impredecibles y con mayores posibilidades de recidiva de la deformidad (que las orejas vuelvan a su posición, parcial o totalmente), por lo que se suelen recomendar sólo para casos muy favorables.
  • Técnicas con incisiones cutáneas y manejo conservador del cartílago: Son las más adecuadas para la mayoría de los pacientes y, por lo tanto, las que se hacen con más frecuencia.
  • Técnicas con incisiones cutáneas e incisiones en el cartílago (con o sin resección del mismo): Estas técnicas son las más adecuadas para orejas muy separadas y en pacientes con un cartílago poco flexible. El inconveniente principal es que presentan un postoperatorio más incómodo y en algunos casos pueden palparse pequeñas irregularidades en las zonas donde el cartílago ha sido seccionado.

Para poder realizar otoplastias con resultados predecibles hay que saber indicar a cada paciente la técnica más adecuada para su caso concreto. Cada paciente debe ser estudiado individualmente antes de elegir una técnica u otra.

otoplastia-2.jpg

Detalles sobre la operación: lo que hay que tener en cuenta

La otoplastia puede ser realizada bajo anestesia local y por lo tanto ser una intervención de cirugía menor ambulatoria. En estos casos suele administrarse previamente por vía oral algún fármaco para mejorar el confort (habitualmente una benzodiacepina). En pacientes no colaboradores puede recurrirse a la sedación intravenosa o incluso a la anestesia general. Estas técnicas anestésicas tienen más riesgo y requieren de una evaluación preoperatoria más extensa y, por supuesto, necesitan de un anestesista y un quirófano adecuadamente preparado, por lo que los costes son mayores.

La duración de la operación dependerá del tipo de técnica utilizada, de la colaboración del paciente, del grado de la deformidad y de la experiencia del cirujano. También dependerá del tipo de anestesia utilizada (con anestesia local se tarda menos). Por lo general, podríamos decir que una otoplastia bilateral (de las dos orejas) dura entre hora y media y dos horas y media horas.

Después de la operación el paciente recibe una serie de recomendaciones que varían ligeramente en función del cada caso y también de la costumbre de cada cirujano. Suelen incluir la recomendación de llevar una banda elástica que mantenga pegadas las orejas durante las primeras semanas (habitualmente sólo por la noche), el uso de analgésicos y antiinflamatorios y, en muchos casos, la ingesta oral de antibióticos.

Pedí presupuestos de otoplastia aquí

Conseguí tu presupuesto con un solo clic
¡Te informamos totalmente gratis!

La información que aparece en Esteticas.com.ar en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y su médico. Esteticas.com.ar no hace apología de un tratamiento médico específico, de un producto comercial o de un servicio.

0 comentarios