María Castillo
María Castillo
Redactora y editora de contenidos digitales enfocados en temas de bienestar, nutrición, belleza y cirugía estética.
Creación: 16 feb 2016 · Actualización: 4 oct 2019

Publicidad

Navegación

  • Introducción
  • ¿Qué es la rosácea?
  • Fases de la rosácea
  • ¿Qué factores inciden en la aparición de brotes de rosácea?
  • ¿Cómo saber si soy apto para el tratamiento de rosácea?
  • ¿Cómo elegir al especialista para tratar la rosácea?
  • ¿Cómo es la primera visita con el médico?
  • ¿Cómo prepararse para el tratamiento para la rosácea?
  • ¿Cómo es el tratamiento contra la rosácea?
  • ¿Cómo es la recuperación tras el tratamiento?
  • Resultados
  • Riesgos y complicaciones
  • Preguntas frecuentes
  • Testimonios
  • Bibliografía

Introducción

Una de las afecciones más comunes de la piel es el enrojecimiento crónico conocido como Rosácea. De acuerdo con la Sociedad Argentina de Dermatología, alrededor de 40 millones de personas a nivel mundial presentan esta problemática cutánea cuyos brotes pueden dar pie a la aparición de “arañitas” o la inflamación de los vasos sanguíneos de la piel, sus brotes pueden durar de semanas a meses, llegando a afectar tanto el autoestima como el desenvolvimiento social de la persona por la apariencia de su rostro.

Esta es una enfermedad crónica y si bien no existe una cura para ella, actualmente hay una diversidad de tratamientos que pueden aplicarse para regular los brotes, mejorar la apariencia de la piel y aminorar los síntomas.

¿Qué es la rosácea?

La rosácea es una enfermedad crónica que produce una inflamación en la piel, específicamente, la del rostro. Sus síntomas más comunes son el enrojecimiento del área de las mejillas y el entrecejo, también la inflamación de pequeños vasos sanguíneos que se hinchan hasta hacerse visibles en un tono rojizo, según explica la Sociedad Argentina de Dermatología.


El desarrollo de la rosácea es evolutivo, se da a través de períodos de brotes y remisión, aunque el enrojecimiento puede ser un síntoma persistente. A medida que la enfermedad se desarrolla puede causar la aparición de pústulas o protuberancias con pus, prurito, ardor y sensibilidad, inflamación e irritación de los ojos y párpados, en casos más extremos puede producirse en un engrosamiento de la piel y una hipertrofia o agrandamiento de la nariz.  

Fases de la rosácea

La rosácea es una enfermedad crónica y evolutiva, se presenta en cuatro fases con distintos síntomas y complejidades para el paciente:

Fase 1: es la etapa inicial, se conoce médicamente bajo el término rosácea eritemato-telangiectásica, según la Sociedad Argentina de Dermatología es común que el paciente presente enrojecimiento y vasos dilatados persistentes en el área de las mejillas y la frente.

Fase 2: en este punto de su evolución los síntomas de las rosácea pueden confundirse con los del acné ya que además del enrojecimiento suelen aparecer pústulas o granitos y pápulas o pequeños bultos en las piel. Es por esto que se le llama rosácea papulopustular.

Fase 3: se le conoce como rosácea fimatosa, para este momento la inflamación persistente puede causar la dilatación de los poros y las glándulas sebáceas produciendo un engrosamiento de la piel y acumulación de la misma, esto es lo que forma el común rinofoma en el área de la nariz, una inflamación que hace que esta tenga un aspecto bulboso. También puede hacerse presente en la frente y el mentón.

Fase 4: es definida como rosácea ocular, se produce la inflamación del área y piel de ojos y párpados que da la sensación de tener un objeto extraño en el ojo, enrojecimiento del área, dolor y secreciones. Puede avanzar hasta formar una queratitis que compromete la visión.

 Paciente con rosácea.

Imagen de Vela Center.

¿Qué factores inciden en la aparición de brotes de rosácea?

Si bien se desconoce la raíz o causa de la rosácea, algunos especialistas la asocian a factores hereditarios o una respuesta del cuerpo ante agentes externos como los ambientales. La Sociedad Argentina de Dermatología indica que además el paciente con rosácea debe estar consciente de que hay ciertas circunstancias que pueden estimular o desencadenar la aparición de un brote de enrojecimiento e inflamación en la piel, como por ejemplo:

  • Exposición a la luz solar por largo tiempo y sin protección.
  • El consumo de tabaco y bebidas alcohólicas.
  • Estar expuestos a temperaturas extremas, tanto frío como calor.
  • El estrés, la ansiedad y otros factores emocionales.
  • Maquillaje y cosméticos con alcohol, fragancia o que sean difíciles de remover.
  • Comidas picantes, irritantes o calientes.
  • Algunos fármacos, en especial los que causan vasodilatación.
Tratamiento para la rosácea o inflamación cutánea.

La aparición de enrojecimiento e inflamación en la piel persistente es motivo de visita al médico especialista.

¿Cómo saber si soy apto para el tratamiento de rosácea?

El enrojecimiento facial es el síntoma más visible y distintivo, según la Sociedad Argentina de Dermatología, un 75% de los pacientes con rosácea la presentan. Dado que los principales síntomas de este problema cutáneo como el enrojecimiento, la inflamación cutánea e incluso la aparición de pústulas, pueden confundirse con otras patologías que afectan la piel como el acné o reacciones alérgicas, es necesario visitar al médico para recibir el diagnóstico necesario.

La aparición de enrojecimiento, inflamación o picazón, que persiste o aparece por temporadas, hace necesario la visita a un especialista para darle la atención y tratamiento adecuado.

Además, debés tomar en cuenta que la rosácea es más común en personas entre los 30 y 60 años, en especial aquellos de pieles claras. Esta patología es mucho más frecuente en mujeres, sin embargo, hay complicaciones que son mucho más comunes en los hombres como la aparición de rinoformas o la inflamación de las glándulas sebáceas de la nariz que producen un engrosamiento y acumulación de la piel en la zona dándole un aspecto de bulbo.


Algunos de los medicamentos tópicos o sistémicos (antibióticos, antiinflamatorios entre otros) recomendados en el tratamiento están contraindicados durante el periodo de embarazo y lactancia, también en algunos casos de insuficiencia hepática o renal, otras contraindicaciones están relacionadas a daños en la piel como heridas o quemaduras, todos estos cuadros deben informarse al médico para ser tomados en cuenta al momento de sugerir un tratamiento viable.

Especialista para tratar la rosácea.

Una visita al dermatólogo será el primer paso en el tratamiento para aliviar la rosácea.

¿Cómo elegir al especialista para tratar la rosácea?

Al ser una enfermedad crónica que afecta una zona tan visible como el rostro y cuyo desarrollo puede tener un fuerte impacto en la auto-imagen o auto-percepción del paciente y su desenvolvimiento social, la rosácea es una enfermedad que debe ser atendida por un especialista como un dermatólogo certificado. El profesional de la salud debe contar con el conocimiento y la experiencia para poder distinguir la rosácea de otras afecciones cutáneas y, así poder ofrecer un tratamiento adecuado al paciente con las técnicas ideales para aliviar los síntomas que presente.

Lo ideal es visitar a varios dermatólogos para elegir aquel que te de confianza, puedes verificar sus certificaciones visitando las páginas de organizaciones como la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora, Sociedad Argentina de Dermatología y la Sociedad Argentina de Medicina Estética. También es recomendable revisar los comentarios y experiencias de sus pacientes en línea y ver los resultados disponibles de su trabajo.

Visita al dermatólogo para tratamiento de la rosácea.

En el primer encuentro el médico descartará otros padecimientos para diagnosticar la rosácea e iniciar el tratamiento.

¿Cómo es la primera visita con el médico?

La primera visita al dermatólogo para tratar la rosácea será de evaluación diagnóstica y también de despistaje. Dado que no hay una prueba específica para establecer que un paciente sufre de rosácea el médico especialista debe hacer un estudio extensivo del estado de la piel y revisar la persistencia de los síntomas o la frecuencia de los brotes.

Aunque aliviar los síntomas de la rosácea produce un efecto a nivel estético, la Dra. Georgina Vidal Bianchi destaca la importancia de ser atendido por un profesional de la salud, dado que en esta visita el médico debe hacer una evaluación del historial médico del paciente, estudiar sus antecedentes y la posible herencia de rosácea en su familia, además podrá ser necesario solicitar ciertos estudios médicos para descartar otras patologías cuyos síntomas suelen confundirse con la rosácea como la psoriasis o el acné.

En este encuentro el dermatólogo sugerirá un plan de tratamiento y las técnicas a aplicar tomando en cuenta las características particulares del paciente y sus necesidades, también deberá explicarle el proceso y solventar posibles dudas. En casos más avanzados donde la rosácea haya avanzado hasta producir irritación y daño ocular, se podrá remitir a un oftalmólogo para realizar el tratamiento en paralelo.

Inicio del tratamiento de la rosácea

El tratamiento de la rosácea es integral e involucra una combinación de medicamentos y procedimientos.

¿Cómo prepararse para el tratamiento para la rosácea?

Se deben haber realizado las pruebas solicitadas por el médico para descartar otras patologías y confirmar el diagnóstico de rosácea. En los casos avanzados en los que el médico haya derivado a un oftalmólogo para tratar la inflamación en ojos y párpados se debe haber visitado a este profesional. También puede haberse comenzado el tratamiento con el psicólogo o terapeuta para el estrés o para lidiar con los efectos a nivel emocional de esta enfermedad crónica.

Dentro del tratamiento suelen recomendarse medicamentos tópicos u orales, por lo cual se deberá verificar la compatibilidad del paciente con estos y descartar posibles alergias.

En el caso de procedimientos láser, de luz pulsada o de abrasión/exfoliación, el médico podrá recomendar evitar exponerse al sol las semanas previas al tratamiento, usar protector solar, mantener un régimen de limpieza e hidratación, además de alguna otra crema para preparar la piel para el procedimiento según indica la Sociedad Argentina de Dermatología.

 Tratamiento para síntomas de rosácea

El médico recomendará una combinación de medicamentos y tratamientos para aliviar los síntomas y brotes.

¿Cómo es el tratamiento contra la rosácea?

La rosácea es una enfermedad crónica, si bien no existe una cura para ella, su tratamiento es factible y se enfoca en aliviar los síntomas de la inflamación cutánea. Con este fin el dermatólogo podrá recetar tanto medicamentos como una serie de procedimientos que actúen en conjunto para obtener los resultados deseados. Acá podés conocer alguno de ellos.  

  • Medicamentos orales y tópicos: dependiendo de los síntomas, su complejidad y su persistencia el especialista podrá recetar algunos medicamentos como antiinflamatorios tópicos como el ácido azelaico (con efecto antimicrobiano). En algunos casos se indicarán antibióticos tópicos (crema, loción o gel) o sistémicos (orales) dado que pueden combatir la presencia de pústulas y tener un efecto antiinflamatorio. En los casos complejos de medios a severos se suele recetar isotretinoína oral o en gel, esta también se usa para tratar síntomas similares y persistentes del acné, según indica la Sociedad Argentina de Dermatología este derivado del retinol mejora el flujo sanguíneo y la producción de colágeno, aliviando así las lesiones.
  • Crioterapia: es un tipo dermoabrasión que utiliza cristales de dióxido de carbono que son modelados en forma de cilindros del tamaño del área a tratar o mezclados con otros componentes para aplicarse como pasta sobre las lesiones. La Sociedad Argentina de Dermatología lo recomienda por su acción exfoliante que estimula la regeneración de la piel, y también por su efecto antiseborreico y antiséptico.
  • Tratamiento láser: consiste en aplicar luz estimulada por la radiación que actúa sobre los cromóforos de la piel (pigmentos como la hemoglobina y la melanina que captan sobre la longitud de onda emitida) lo cual permite tratar el enrojecimiento y devolverle un tono homogéneo a la piel, además tiene efectos antiinflamatorios y antibacterianos. Dependiendo del tipo de láser se pueden obtener distintos resultados: el láser Nd-Yag tiene una alta eficacia con un mínimo daño cutáneo, el láser con CO2 tiene una aplicación indolora y un buen resultados cosmético, mientras que el láser Erbiumg Yag se recomienda por no producir una hiperpigmentación posterior. El tipo de láser a utilizar y el número de sesiones en los cuales se aplicará será establecido previamente por el especialista.
  • Luz pulsada intensa: este tratamiento consiste en la aplicación de una fuente de luz con una longitud de onda variable (entre 400 a 1200 nm), la energía que emite es absorbida por los componentes de la piel y produce la regeneración de la piel, tiene también un efecto antibacteriano, estimula el sistema linfático y la producción de colágeno. Su eficacia es alta en casos de rosácea. El número de sesiones necesarias será indicado por el médico.
  • Ozonoterapia: consiste en la aplicación de ozono como catalizador, es un tratamiento natural, poco invasivo con mínimos efectos secundarios pero altos beneficios: tiene propiedades antiinflamatorias, es analgesico, cicatrizante y desinfectante. Para conocer más de este tratamiento haz clic aquí.
  • Terapia psicológica: dado que uno de los factores que puede incidir en la frecuencia de aparición y la duración de los brotes de rosácea es el estrés, la terapia psicológica es recomendable para que el paciente tenga las herramientas para lidiar sanamente con estas emociones y pensamientos. Además, la rosácea es una enfermedad que suele afectar el autoestima del paciente y la terapia puede ayudarle en el proceso de tratamiento.

Recuperación del tratamiento para aliviar la rosácea

El paciente deberá seguir una serie de recomendaciones y el plan de medicamentos indicado.

¿Cómo es la recuperación tras el tratamiento?

El proceso de recuperación dependerá de los medicamentos y procedimientos aplicados en el plan de tratamiento establecido por el dermatólogo especialista. En los días posteriores a procedimientos para tratar la dermis o tras haber iniciado el uso antibióticos o antiinflamatorios tópicos, la Sociedad Argentina de Dermatología recomienda:

  • Evitar la exposición al sol.
  • Usar protección solar.
  • Mantener una buena higiene de la piel.
  • Tener una buena humectación.

Estos consejos ayudarán tanto a aliviar la inflamación propia de la rosácea como la producida por los tratamientos cutáneos, aunque esta última desaparecerá tras unos días y el médico podrá recomendar alguna crema o gel tópico para calmarla.  La mayoría de los medicamentos orales tendrán un periodo con una dosis de adaptación para luego pasar a una dosis total durante el tiempo que determine el médico.

Resultados del tratamiento de la rosácea.

Si bien no hay una cura para la rosácea los resultados de su tratamiento pueden mantenerse a largo plazo.

Resultados

Los resultados van a variar según la condición de la piel del paciente y el nivel de desarrollo de la rosácea, así como de los medicamentos y procedimientos realizados. También es necesario recordar que los resultados no son definitivos dado que la rosácea es un padecimiento crónico, pero los efectos del tratamiento pueden verse a largo plazo y se pueden sustentar siguiendo las recomendaciones del médico tratante.

El resultado de medicamentos orales como los antibióticos suele reflejarse tras la sexta u octava semana de uso, según indica la Sociedad Argentina de Dermatología, en este punto el paciente deberá también tener ya una dosis fija. Este mismo pico de efecto terapéutico puede observarse en el caso de las medicaciones tópicas.

En el caso de otros tratamientos que actúan directamente sobre la dermis y que requieren de un periodo de regeneración entre sesiones, los efectos podrán comenzar a verse tras las primeras sesiones pero será necesario completar el plan establecido para ver los resultados finales. Para métodos como la crioterapia el paciente puede esperar tener alrededor de 8 sesiones, en el caso de los tratamientos de luz pulsada pueden necesitarse entre 4 a 12 aplicaciones, una por semana.

Riesgos y complicaciones

El tratamiento para atender la rosácea suele ser prolongado y variar en complejidad, el paciente debe estar consciente de al igual que otros procedimientos que tiene un componente estético y otro sistémico, hay una serie de riesgos y complicaciones a tomar en cuenta, estos son los principales mencionados por la Sociedad Argentina de Dermatología:

  • Descamación de la piel.
  • Sensibilidad a la luz solar.
  • Hiperpigmentación.
  • Cicatrices.
  • Prurito.
  • Alergia a alguno de los componentes del tratamiento.
  • Quemaduras o daño cutáneo.
  • Resistencia ante los tratamientos prolongados antibacterianos y antibióticos.
  • Dermatitis.
  • Irritación.

Es válido destacar que la incidencia de estas complicaciones se reduce al realizar el tratamiento con un médico dermatólogo especializado que cuente con las distinciones y experiencias para tratar una enfermedad crónica de inflamación cutánea.

Preguntas frecuentes

  • ¿Hay una cura definitiva para la rosácea? La rosácea es una enfermedad crónica que produce una inflamación y enrojecimiento de la piel, hasta el momento no existe una cara para ella pero sí una serie de tratamientos que pueden ayudar a aliviar estos síntomas y cuyos efectos se pueden prolongar siguiendo las recomendaciones del médico y tomando ciertas medidas de cuidado.
  • ¿Qué tratamientos pueden aplicarse en casos donde el enrojecimiento es persistente? El tratamiento más recomendado es el de láser o luz pulsada que actúa sobre las inflamaciones y pequeñas lesiones que pueden aparecer con la rosácea. Lo ideal es que un médico te evalúe para luego establecer el procedimiento necesario. Dra. Adriana Ratto.
  • ¿Se puede reducir la apariencia de las “arañitas” o vasos sanguíneos inflamados? Sí, el tratamiento láser es especialmente recomendado para reducir este tipo de inflamación, el número de sesiones dependerá de la magnitud de la lesión. Mw Cirugía Estética.
  • ¿El tratamiento de la rosácea es únicamente tópico? No, dada la complejidad de este padecimiento es común que el médico especialista recete tratamientos con diversos medicamentos como antibióticos y antiinflamatorios.
  • ¿Puedo realizarme un tratamiento para aliviar la rosácea estando embarazada? El tratamiento de la rosácea puede requerir el consumo prolongado de medicamentos que están asociadas a malformaciones durante el embarazo y otras complicaciones. Por lo tanto no es recomendable para mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. Igualmente puedes consultar con tu médico para encontrar opciones viables que permitan aliviar los síntomas.

Testimonios

“En tan solo cinco sesiones cada 15 días mi rosácea desapareció y no volvió nunca más. La luz pulsada intensa no es para nada dolorosa y es no invasiva. Así que pude realizarlo sin ningún problema” Ver experiencia.

Pamchesko - Caballito (Buenos Aires), Capital Federal

“Muy bueno y ves los resultados rápidamente. Mi piel es otra ahora. Y volví a sentirme segura de mi. Súper recomendado. Ya mi piel no me pica y quedo súper suave.” Ver experiencia.

Eli198 - Santa Fe de la Vera Cruz, Santa Fe

“Feliz de haberme arriesgado e iniciar el tratamiento para las arañitas faciales,estaba triste de ver como mi cara se iba deformado “ Ver experiencia.

AndreaCoto - Pilar, Buenos Aires (GBA)

Bibliografía

"La información que aparece en esta web es solo orientativa y nunca puede sustituir la información que debe proporcionarte tu propio médico estético, cirujano estético especialista estético. Si estás evaluando la posibilidad de realizarte algún tratamiento o intervención médica (también en caso de dudas o preguntas) consultá directamente con tu médico especialista para que te proporcione la información correspondiente. Esteticas no respalda ni recomienda ningún contenido, procedimiento, producto, opinión, profesional de la salud o cualquier otro material e información en esta guía o en cualquier parte de este sitio web."