La radiofrecuencia facial, un tratamiento de belleza con mucha demanda

La radiofrecuencia facial, un tratamiento de belleza con mucha demanda
Constanza_Esteticas
Constanza_Esteticas
Redactora de contenidos web y community manager. Se especializa en la redacción de contenidos para medios digitales sobre cirugía estética y tratamientos de belleza.
Creación: 28 jul 2018 · Actualización: 28 jul 2018

La radiofrecuencia facial es un tratamiento mínimamente invasivo que ayuda a fomentar el rejuvenecimiento celular y mejorar el aspecto y el estado natural de la piel. Es indolora, efectiva y no necesita cuidados especiales, por eso es uno de los tratamientos preferidos.

¿Qué es la radiofrecuencia facial?

La radiofrecuencia facial produce un efecto lifting sin tener que pasar por el quirófano. Consiste en la aplicación de ondas de radiofrecuencia en forma de calor que actúan directamente sobre la hipodermis (tejido subcutáneo de la piel del rostro). Esto estimula el desplazamiento de los fibroblastos y hace que las fibras de colágeno se contraigan. Por eso la piel queda más lista y estirada.

Esta técnica también ayuda a que el cuerpo produzca naturalmente más proteínas de colágeno y otorga así más luminosidad y tersura a la piel. Otro efecto conocido de la radiofrecuencia es el de vaso dilatador, es decir, mejora la circulación sanguínea y el transporte de vitaminas y nutrientes a la piel, lo que hace que la piel se vea más joven, radiante y saludable.

radiofrecuencia.jpg

¿Cómo se realiza el tratamiento?

Primero se hace una limpieza profunda de la piel para eliminar las impurezas y permitir que el calor actúe mejor. Después se marcan las zonas a tratar y se aplica sobre la piel sobre el área delimitada. Aunque pueden sentirse algunas molestias, por lo general no es doloroso ni requiere de muchos cuidados especiales después de cada sesión.

Se puede aplicar en la frente, en los ojos, en los pómulos, en el perfil mandibular, en el óvulo facial y en el cuello. La mayoría de los pacientes comienza el tratamiento entre los 30 y los 50 años, momento en el que aparecen las primeras marcas de la edad.

Hay diferentes tipos de radiofrecuencia. La monopolar o unipolar actía sobre la capa más profunda de la piel para eliminar la grasa localizada. En cambio, la radiofrecuencia facial bipolar, actúa sobre las capas superficiales para tersar la piel. Si se combinan ambas, se puede generar un doble efecto y combatir el exceso de grasa y también la flacidez. Por último, la radiofrecuencia tripolar se utiliza con una temperatura más baja y menos intensidad en aquellos pacientes que tienen pieles más sensibles.

Los efectos de la radiofrecuencia

En líneas generales, la radiofrecuencia facial mejora el aspecto de la piel. Permite tonificar, tensar y densificar la piel. También ayuda a combatir las arrugas y reduce la papada. Estos efectos son visibles desde la primera sesión, aunque el número total de sesiones que depende del diagnóstico de cada paciente.

Los efectos del tratamiento no se mantienen en el tiempo, por eso es necesario repetir el tratamiento periódicamente. Siempre debe ser realizado por un profesional, experto en la materia.

Es un procedimiento sencillo y mínimamente invasivo. Por eso no tiene contradicciones. Hay que tener especial cuidado en pieles sensibles y en pacientes que tengan alguna enfermedad cutánea específica como psoriasis o dermatitis. Tampoco se recomienda en mujeres embarazadas o en período de lactancia.

Después de cada sesión, el paciente puede retomar su rutina diaria. Puede que la piel quede algo enrojecida pero al cabo de unas horas vuelve a la normalidad. El único recaudo que se debe tomar es evitar el contacto con fuentes de calor, evitar exponerse directamente al sol y evitar la actividad física intensa inmediatamente después del tratamiento.

Más consejos para el cuidado de la piel

Para contrarrestar los signos de envejecimiento de la piel de la cara, se recomienda cuidar a diario la piel con crema hidratante diurna y de noche. Hay que utilizar también un protector solar para evitar las manchas. El protector solar debería aplicarse tanto en verano como en invierno, puesto que la piel de la cara siempre está expuesta a los efectos perniciosos de los rayos solares.

También es importante limpiar la piel a diario y quitar todo el maquillaje. Esto permite que la piel respire libremente durante las horas de sueño, se oxigene y se produzca el proceso natural de regeneración celular.

Si pensás hacerte un rejuvenecimiento facial, buscá profesionales idóneos que tengan formación y estén calificados para realizar el tratamiento.

Si tenés más dudas, podés sumarte a nuestra comunidad de esteticas.

Conseguí tu presupuesto con un solo clic
¡Te informamos totalmente gratis!

0 comentarios

Publicidad

La información que aparece en Esteticas.com.ar en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y su médico. Esteticas.com.ar no hace apología de un tratamiento médico específico, de un producto comercial o de un servicio.