Mi obra social me cubrió todo

Tratamiento realizado Vale la pena
Anónimo
Rosario (Santa Fe) · 16 ago 2018

¿Qué tratamiento o cirugía te hiciste? Dermolipectomía con lipo Vaser en flancos (Body Lift)

Cómo me fue, precio, resultados La cirugía fue el 28/07/2018. Me han extraído un colgajo oval de 60cm de ancho x 30cm de alto, luego de haber descendido 45kg de forma natural e integral (Psicólogo, Terapias holísticas, Danza, Gym, Nutricionista, Endocrinóloga). Salió todo ok, bajo anestesia general, duró 1.5hs. Me desperté muy bien de la anestesia. El personal del sanatorio y el equipo médico que me operó estaban contineuamente haciéndome seguimiento, personal y telefónicamente. Todo el tiempo atendida como una reina. Me sentí muy acompañada y eso me dió mucha confianza y tranquilidad. No me colocaron drenajes. Al ser vegetariana, si bien tenía mis glóbulos rojos dentro de los parámetros normales, el gran colgajo se llevó la mitad de ellos y me puse anémica. Me transfundieron 4 unidades de sangre, lo cual elevó mis niveles de glóbulos rojos y pudieron darme el alta. Los primeros 10 días tuve las piernas super hinchadas (retención de líquidos). El abdomen también hinchado por el líquido propio que generan los tejidos. Los primeros 12 días necesitaba ayuda para acostarme y levantarme de la cama. Me limitaba a caminar para ayudar a que el líquido drene.

¿Cuándo y por qué tomaste la decisión? En febrero 2018 tomé la decisión final. Mi nutricionista me la había recomendado en julio 2017 cuando yo le consulté qué podía hacer con la flaccidez de mi abdomen ya que los tratamientos estéticos y gimnasia no me estaban dando los resultados que anhelaba. En aquel momento me negué a la posibilidad de la cirugía y continué con los tratamientos estéticos y ejercicio. Realmente me perturbaba verme y sentirme el abdomen de la manera que lo tenía. Sentía que no se reflejaba todo el esfuerzo que venía haciendo desde del 2014. Sentía que ya era un residuo de mi vieja personalidad, ya no me pertenecía, había cumplido su ciclo. Al no notar los resultados que to esperaba con los tratamientos y ejercicios, comencé a considerar la opción de la cirugía. Me informé mucho y ver muchos videos, desistí de nuevo, me parecía muy invasivo y volqué de nuevo mi fe en los tratamientos estéticos. Luego poco a poco me permití pensarlo de otra forma, prefería someterme a ella que seguir teniendo el abdomen que tanto me perturbaba y limitaba y deterioraba mi calidad de vida, es decir, disfrutar de las pequeñas cosas.

Comencé a informarme de nuevo y visité al cirujano que me recomendó mi nutricionista. Googlée su nombre y ví que tenía experiencia, formación académica y congresos en el exterior, varias investigaciones y jefe de varias asociaciones de su rubro. Me dio tranquilidad y confianza. Pedí un turno, me comentó con lujo de detalles cómo sería la intervención, la longitud de la cicatriz, los días, etc. Me dio una carpeta con unas dos hojitas donde estaba impreso todo lo que me explicó y me armó una historia clínica para presentar a mi obra social, para que me la pague, ya que yo no tenía el dinero para solventarla. Como mi plan de obra social no cubre cirugía estética, tuve que ampliar la historia clínica con más informes de mi psicólogo, nutricionista, endocrinólogo donde argumentaban al 100% la realización de la cirugía. Además redacté una carta personal al Auditor y se la añadí a la carpeta. Me la aprobaron al 100%. Fue la noticia más feliz de mi vida. Había encontrado a un profesional que ´terminaría con mi perturbación y con una obra social que financiaba eso. Estoy super agradecida a la vida.

Paralelamente a esto hablé mucho con mi cuerpo comentándole lo que había decicido y qué le iban a hacer y que iba a estar todo bien, que colabore con la recuperación.

Motivos, momentos importantes, reacciones de las personas de tu entorno... Cuando comencé a comentar a mis amigas mi decisión se pusieron muy contentas y me apoyaban. Coincidían en que sería la frutilla del postre, el cierre de ciclo, el final de una gran etapa de mi vida y el comienzo de una totalmente nueva, acorde a mi nueva forma de ver y vivir la vida. La cirugía fue la última opción a la que acudí ya que quería evitarla. En el año 2014, mi Endocrinóloga me diagnostica "Resistencia a la insulina y obesidad móbida" (yo había ido por control de la levotiroxina por mi hipotiroidismo). Me receta Metformina para revertir la resistencia a la insulina y así ayudar al descenso de peso. Mé explicó que estaba en un estado pre-diabético y que aun estaba a tiempo de revertirlo pero que si yo no comenzaba a bajar de peso, se desataría una Diabetes y eso sí ya era irreversible. Me propuso la opción de la cirugía bariátrica y ahí me asusté. Ahí me di cuenta de la gravedad y urgencia de mi estado de salud. Rechacé la opción de cirugía baríatrica, salí shockeada del consultorio pero ahí mismo puse las emociones en stop y em dije "tengo que empezar algo ya". Allí comencé mi viaje interior, busqué terapia psicológica, nutricionista y comencé danza jazz (a pesar de mis 130kg me animé a bailar y comenzar a amigarme con mi cuerpo que tanto lo había maltratado). Comencé todo junto, con determinación, constancia y disciplina, la meta era recobrar bienestar, salud, confianza, alegría, seguridad, paz. En el 2015 encuentro lo que son las terapias holísticas (terapias energéticas como Reiki, talleres energéticos, un combo de terapias que tratan al humano de manera holística, integral, es decir, mente, cuerpo, emoción, alma). Fue otra pata más en todo este viaje de metamorfosis. Mi mente iba sanando y en mi cuerpo y en mi entorno se iba reflejando esa sanidad; de a poco todo lo tóxico (pensamientos, hábitos, personas, situaciones,) fueron debilitándose cada vez más (aun tengo fantasmas pero esto es un trabajo de aprendizaje contínuo). Un hermoso viaje donde aprendí a sanar mi vínculo con la comida, a mirarme al espejo y ver la realidad, a ser menos hipersensible y un poco más fuerte, a aceptar los cambios, a ser más flexible (y un montón de cosas más). Aprendí a mirarme con amor, a perdonarme. Y eso también hizo cambiar mi forma de relacionarme con los demás. Como me trato a mí, trato a los demás.

Luego de haber realizado esta gran metaforfosis interior, mi cuerpo lo iba reflejando y no había forma de que el abdomen quede como a mi me gustaba (sin flaccidez).

Cuando la obra social me aprobó la cirugía al 100%, comencé con los preprarativos: fecha de cirugía, análisis pre-quirúgicos (radiografía torax, hemograma y electrocardiograma), acompañantes (durante mi cirugía y post, mi madre y amigas), fecha de licencia en el trabajo, vacuna antitetánica, reserva de cama en el sanatorio, turno con el anestesista, etc.

Faltando un mes para la cirugía me comencé a poner muy ansiosa, era horrible ese estado, así que comencé "Kundalini Yoga" dos veces por semana, eso me centró y me ayudó llegar en paz al evento más importante de mi vida.

Llegó el día de la cirugía. Muy en paz por todo el trabajo interno que había hecho (yoga y meditaciones y mucho reiki por parte de muchas amigas y redes de oración). Demoró 1.5hs, con anestesia gral. No me colocaron drenaje, me han extraído un colgajo oval de 60cm de ancho x 30cm de alto. La sutura es mecánica, es decir no tengo puntos visibles porque están por dentro, la cicatríz parece una línea finita dibujada con una birome, y va de una lado a lado. Tengo un hermoso ombligo nuevo, de apariencia natural, hundido (no superficial como a veces suele quedar). Aun estoy en recuperación. Tengo líquido (seroma) es normal cuando no colocan drenaje. Ayer me punzaron la panza para extraerme un poco de ese líquido y así ayudar a la recuperación y la adherencia del abdomen al músculo.

¿Valió la pena? 100%!!! Cuando el doctor me sacó la gasa de mi ombligo y me hizo mirarlo, mi madre me contó que me brillaban los ojitos. Estaba feliz y lo sigo estando. Fue la mejor decisión que tomé en mi vida. Y auqnue aun no vea los resultados finales en mi abdomen porque está hinchado (recién han pasado 19 días de la cirugía), estoy feliz porque todo va recuperándose muy bien y de a poco puedo verme como siempre me soñé. Es muy movilizante y emotivo todo.

Aspectos de los que estás más satisfecho, -el ombligo superó mis expectativas, uno de mis miedos era su apariencia, xq a veces lo pegan supercificialmente y a mi no me gusta. -la cicatríz también superó mis expectativas, realmente es un arte lo que hacen. -´mi doc y mi equipo médico y el sanatorio, son excelentes excelentes excelentes. Para una cirugía de tal magnitud es muy importante ponerse en manos de calidad y en un lugar que cuente con la tecnología y personal necesario en caso de que algo se complique (terapia intensiva, unidad coronarina, etc.). - Fue crucial el acompañamiento de mi madre, mis amigas y el equipo médico y todo el personal del Hospital Privado de Rosario.

Los que mejorarías y los que harías de forma diferente? -asegurarme de tener muy alto los niveles de glóbulos rojos (entré con 40 y ´luego de la cirugía me abajaron a 20 y luego de la transfusión se me elevó a 29). Me hubiese tenido que alimentar más con proteínas y beber más agua.

Mi rutina -al día 13 me reincorporé a mi trabajo (oficina), porque ya me siento bien! -Estoy alimentándome con mucha proteína (legumbres, hojas verdes, frutos secos, pasas de uva). -Camino todos los días un poco (15, 20 cuadras) para ayudar al cuerpo. -Llevo una faja compresora tubular todo el día y la noche. -Me pongo una crema (ácido fusídico) en la cicatríz y en el ombligo; y otra con centella en el resto del abdomen para ayudar a drenar. -No levanto ni llevo cosas pesadas por mucho tiempo, sólo camino. -No me duele nada. -Pude bañarme en la ducha al 9vo día. Antes estuve higienizándome con paños jabonosos que venden en las farmacias.

Recomiendo 100% esta cirugía si es que: - te perturba la apariencia gelatinosa de tu abdomen y ya has probado con tratamientos estéticos sin resultado esperado. - ya te acercaste bastante a tu peso saludable, - te la harás con un cirujano reconocido y de trayectoria. - te la harás en un Sanatorio u Hospital que cuente con la tecnología necesaria para tratar complicaciones (terapia intensiva, unidad coronarina, etc.). No vayas a cualquier clínica! - tienes compañía familiar y amigos que te asistan en la internación y luego en el post-operatorio. En mi caso, tuve movilidad reducida: los primeros 10 días necesitaba ayuda para acostarme y levantarme de la cama, alimentarme, tomar los medicamentos, cocinar, lavar ropa. Mientras menos esfuerzo, mejor. Primero porque duele y molesta y si hay que moverse pero sin hacer fuerza!

Sugiero que antes de la cirugía (6 meses): - actividad física de fuerza para fortalecer el corazón y los pulmones. - alimentación lo más natural y cruda posible (evitar procesados y refinados) - yoga kundalini (ayuda a comandar la mente y canalizar la nergía del cuerpo a consciencia)

Lo demás, es entregarse al proceso y confiar siempre en el médico y seguir a raja tabla sus indicaciones.

Soy mujer. 33 años de edad, soltera, sin hijos. Vivo en Rosario, Argentina.

Iré subiendo fotos a medida que hayan cambios en mí.

¿Eliminamos esta imagen?

marianacas

· San Fernando

· 20 oct 2018

Hola! Como va tu recuperación? Volviste a realizar yoga?
constanza_esteticas

· Rosario (Santa Fe)

· 8 nov 2018

Qué completa tu experiencia y los consejos que das son muy buenos! Si podés, ayudanos comentando acá: https://www.esteticas.com.ar/foro/guia-posoperatoria-del-aumento-de-mamas-30502

¿Eliminamos esta imagen?

Posts anteriores

Estrenando abdomen y ombligo! :D

Tratamiento realizado Vale la pena
Anónimo
Rosario (Santa Fe) · 16 ago 2018

Este es mi día 18 postoperatorio de una dermolipectomía con lipo Vaser en flancos. Me han extraído un colgajo oval de 60cm de ancho x 30cm de alto, resultado de haber descendido 45kg.

La cirugía fue la última opción a la que acudí ya que quería evitarla. En el año 2014, cuando fui a a la Dra. Endocrinóloga por control de las tirodes (hacía 1 año tomaba levotiroxina T4 para regular el hipotiroidismo), me diagnostica "Resistencia a la insulina y obesidad móbida". Me receta Metformina para poder revertir la resistencia a la insulina y así ayudar al descenso de peso. Mé explicó que estaba en un estado pre-diabético y que aun estaba a tiempo de revertirlo pero que si yo no comenzaba a bajar de peso, se desataría una Diabetes y eso sí ya era irreversible. Me propuso la opción de la cirugía bariátrica y ahí me asusté. Ahí me di cuenta de la gravedad y urgencia de mi estado de salud. Rechacé la opción de cirugía baríatrica, salí shockeada del consultorio pero ahí mismo puse las emociones en stop y em dije "tengo que empezar algo ya". Allí comencé mi viaje interior, busqué terapia psicológica, nutricionista y comencé danza jazz (a pesar de mis 130kg me animé a bailar y comenzar a amigarme con mi cuerpo que tanto lo había maltratado). Comencé todo junto, con determinación, constancia y disciplina, la meta era recobrar bienestar, salud, confianza, alegría, seguridad, paz. En el 2015 encuentro lo que son las terapias holísticas (terapias energéticas como Reiki, talleres energéticos, un combo de terapias que tratan al humano de manera holística, integral, es decir, mente, cuerpo, emoción, alma). Fue otra pata más en todo este viaje de metamorfosis. Mi mente iba sanando y en mi cuerpo y en mi entorno se iba reflejando esa sanidad; de a poco todo lo tóxico (pensamientos, hábitos, personas, situaciones,) fueron debilitándose cada vez más (aun tengo fantasmas pero esto es un trabajo de aprendizaje contínuo). Un hermoso viaje donde aprendí a sanar mi vínculo con la comida, a mirarme al espejo y ver la realidad, a ser menos hipersensible y un poco más fuerte, a aceptar los cambios, a ser más flexible (y un montón de cosas más). Aprendí a mirarme con amor, a perdonarme. Y eso también hizo cambiar mi forma de relacionarme con los demás. Como me trato a mí, trato a los demás.

Luego de haber realizado esta gran metaforfosis interior, mi cuerpo lo reflejaba y no había forma de que el abdomen quede firme y realmente me incomodaba para realizar ejercicios y estéticamente. No tenía colgajo pero la piel había quedado como una gelatina, se movía con mucha flaccidez. Probé tratamientos estéticos (radiofrecuencia, ultrasonido, algas marinas, electrodos, mesoterapia, etc.); ejercicios y nada me daba resultado. Mi Nutricionista me comenta de la dermolipectomía y yo me negué. Me parecía muy invasiva. Continué gastando dinero en tratamientos estéticos hasta que comencé a hablarlos con mis amigas y me alentaron...que entre la cicatriz y tener el abdomen como lo tenía y lo que a mí me generaba...De a poco fui cambiando de opinión. Pedí turno 3 veces con el dos y las dos primeras le cancelé jeje (negación). La 3ra vez fui y lo primero que le dije fue "no quiero operarme, quiero que me diga si se va a mejorar con tratamientos estéticos", a lo que me respondió, esto ya es para cirugía. Andá, pensalo y cuando lo aceptes lo vemos. A la semana fui de nuevo, ya convencida y allí comencé los papeles con mi Obra Social (OMINT). Como es cirugía estética, no la cubren. Tuve que pasar por Auditoría médica donde presenté mi historia clínica (el cirujano Moretti me preparó una carpeta super prolija con fotos de mi abdomen, descripción de la intervención y un montón de cosas más, a eso le sumé historia clínica de mi endocrinóloga, nutricionista y psicólogo. Y una carta personal al Auditor). Presenté la carpeta con total Fe de que eso era para mí (yo no tenía el dinero para solventarla) y al mes me la aprobaron. Jamás experimenté esa felicidad que tenía cuando me enteré de la noticia tan esperada. Allí comenzaron los preprarativos: análisis pre-quirúgicos (radiografía torax, hemograma y electrocardiograma), fecha de cirugía que coincida con la fecha de acompañante (durante mi cirugía y post, mi madre), fecha de licencia en el trabajo, etc. Faltando un mes para la cirugía me comencé a poner muy ansiosa, era horrible ese estado, así que comencé "Kundalini Yoga" dos veces por semana, eso me centró y me ayudó llegar en paz al evento.

Llegó el día de la cirugía, demoró 1.5hs, con anestesia gral. - No me colocaron drenaje, me han extraído un colgajo oval de 60cm de ancho x 30cm de alto. - La sutura es mecánica, es decir no tengo puntos visibles porque están por dentro, la cicatríz parece una línea dibujada, y va de lado a lado. - Tengo un hermoso ombligo nuevo, natural, hundido (no superficial como a veces suele quedar) y aun estoy en recuperación. - Tengo líquido (seroma) es normal cuando no colocan drenaje (ver fotos, por eso mis "flotadores e hinchazón). Hoy (día 18) me punzaron la panza para extraerme un poco de ese líquido y así ayudar a la recuperación y la adherencia del abdomen al músculo. - Estuve 5 días internada, sólo porque se me bajaron los glóbulos rojos a la mitad, no por hemorragia, sino por el tremendo pedazo de piel que me sacaron. Me dejó anémica, y al ser vegetariana cuesta más tiempo. Me transfundieron 4 unidades de sangre y ya pudieron darme el alta. Estoy alimentándome con mucha proteína (legumbres, hojas verdes, frutos secos, pasas de uva). -Camino todos los días para ayudar al cuerpo. -Llevo una faja compresora todo el día y duermo con ella también. Al día 12 recién pude dormir de lado. La faja me da seguridad. - Me pongo una crema en la cicatríz y en el ombligo; y otra en el resto del abdomen para ayudar a drenar. - No levanto ni llevo cosas, sólo camino. No me duele nada. - Pude bañarme en la ducha al 8vo día. antes estuve higienizándome con paños jabonosos que venden en las farmacias. -A los 14 días días volví al trabajo (oficina). -Fue crucial el acompañamiento de mi madre, mis amigas y el equipo médico y todo el personal del Hospital Privado de Rosario.

Recomiendo 100% esta cirugía si es que: - te perturba la apariencia gelatinosa de tu abdomen y ya has probado con tratamientos estéticos sin resultado esperado. - ya te acercaste bastante a tu peso saludable, - te la harás con un cirujano reconocido y de trayectoria. - te la harás en un Sanatorio u Hospital que cuente con la tecnología necesaria para tratar posibles complicaciones (terapia intensiva, unidad coronarina, laboratorio, tomogrfía, etc.). No vayas a cualquier clínica! - tienes compañía familiar y amigos que te asistan en la internación y luego en el post-operatorio. En mi caso, tuve movilidad reducida: los primeros 10 días necesitaba ayuda para acostarme y levantarme de la cama. Las cosas de la casa las hacía mi madre. Las compras también, hasta ahora, trato de no cargar peso porque lo siento. Mientras menos esfuerzo abdominal, mejor. -Tomé analgésicos 12 días creo y antibíoticos 18 días.

Sugiero que antes de la cirugía (6 meses): - actividad física de fuerza para fortalecer el corazón y los pulmones. - alimentación lo más natural y cruda posible (evitar procesados y refinados) - yoga kundalini (ayuda a comandar la mente y canalizar la nergía del cuerpo a consciencia)

Lo demás, es entregarse al proceso y confiar siempre en el médico y seguir a raja tabla sus indicaciones.

Iré subiendo actualizaciones y más fotos. Notese que los "flotadores" es líquido residual, el mismo que me extrajeron hoy.

Precio de la cirugía por Obra social: $45.000 (pesos Argentinos). Me cubrió TODO la mi obra social OMINT. No tuve que pagar nada de internación ni nada. Lo único que pagué fue: - faja compresora ($1000) pesos Argentinos - sutura mecánica ($2000) pesos Argentinos - Refuerzo vacuna antitetánica ($250) pesos Argentinos - Medicamentos post internación ($450) pesos Argentinos (con cobertura del 40% de mi obra social). - Cremas ($300) pesos Argentinos

Mi doctor es Ernesto Moretti y atiende en su clínica propia (Centrum) y en el Hospital Privado de Rosario (Argentina). Mucha suerte!

¿Eliminamos esta imagen?

¿Eliminamos esta imagen?

Actualizá tu experiencia

La información que aparece en Esteticas.com.ar en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y su médico. Esteticas.com.ar no hace apología de un tratamiento médico específico, de un producto comercial o de un servicio.